Consejos para elegir tu destino de vacaciones


5 consejos para elegir tu destino de vacaciones

¡No te quedes sin vacaciones!

Todavía habrá algunos rezagados que no sepan dónde pueden ir este verano de vacaciones. A estas alturas, la idea general es que todos, en mayor o menor medida, sabemos qué haremos este verano, ya sea quedarnos en nuestra ciudad de residencia o, los más afortunados, descubrir ese país, región o ciudad que tanta ilusión nos provoca. Pero lo cierto es que no todo el mundo tiene sus vacaciones planificadas y menos gente aún ha escogido el destino turístico para este verano.

Está claro que la tónica general no invita a realizar grandes viajes en los que debamos desembolsar una importante cantidad de dinero: la economía no está bien y quien más o quien menos se ha resentido del panorama que nos lleva acompañando desde hace un tiempo. Pero de verano sólo hay uno al año y, en la medida de lo posible, y para los que no conciben unas vacaciones sin viajar, no se debe perder la esperanza de poder visitar ese lugar deseado, aunque sólo sean unos pocos días. ¿Todavía no has elegido tu destino de vacaciones? ¡Ahí van unos consejos!

*Sé realista. Los sueños están para cumplirlos, pero si ahora mismo tu bolsillo no es de los más abundantes no te plantees ni siquiera la posibilidad de cruzar medio mundo y hacer realidad un viaje que, por el momento, deberá esperar. Guárdalo, algún día conseguirás esas vacaciones soñadas. Ahora cíñete al presupuesto del que puedes disponer y planifica un verano a tu medida en un destino que, aunque te pueda parecer poco exótico, seguro que encierra bonitos tesoros que de la otra manera nunca hubieras descubierto.

*Del mismo modo, y aunque pueda parecer contradictorio, debemos tener una cosa muy clara: de vida sólo hay una y el vivir para trabajar no es una opción que nos guste. Todos aquellos que, con un empleo, hayan ahorrado y ahora dispongan, merecidamente, de un dinero exclusivamente destinado a las vacaciones de verano, deben lograr que todo el esfuerzo de un año haya valido la pena. La situación económica no es para nada la más favorable y, a priori, parece descabellado gastar una gran suma de dinero en algo que no resulta imprescindible. No obstante, vale la pena disfrutar del verano y de lo que se tiene; al fin y al cabo los que viajan es porque pueden y un futuro incierto no debe arruinar el deseo por el que se ha estado trabajando/ahorrando todo el año.

*¡No a los impulsos! Ahora todos buscamos entre los millones de webs de viajes esa oferta que nos acaba conquistando. Sin embargo, algunos más impulsivos –y con las ideas más o menos claras del tipo de vacaciones que quieren realizar-, “cazan” el producto deseado sin apenas haber comparado previamente en otros lugares. ¡Cuidado! Los precios por estas fechas se han incrementado notablemente, más vale pasar un tiempo analizando las distintas ofertas para ese destino.

*¿Eres de los que les cuesta desvincularse de la rutina diaria? ¡Aprovecha las vacaciones de verano para hacer todo aquello para lo que no tienes tiempo durante el resto del año! Y si estás acostumbrado a viajar con tus amigos, tu familia o pareja, ¿por qué no realizar un viaje en grupo con gente que no conoces? Así podrás entablar amistad con otros viajeros con intereses similares, haciendo de este viaje una experiencia mucho más completa. ¿Y si eres de los que no se puede separar de la tumbona, la crema solar y la playa? ¿Por qué no cambiar radicalmente de registro y pasar unos días en un bonito rincón de montaña? El verano es la mejor época para las nuevas experiencias.

*Has llegado a este punto y una idea te ronda por la cabeza: “Sí, claro, yo no puedo elegir; mis vacaciones transcurren, como cada verano, en mi pueblo o ciudad”. A veces no podemos escoger, pero sí adornar lo que ya tenemos. Aprovecha los atractivos y lugares de interés de tu región y realiza pequeñas escapadas de un día donde el único gasto que tengas sea el de la gasolina. ¡No hay excusas para quedarse en casa!

1 comentario:

Enrique dijo...

muy interesante est anota.